Atentar contra el INTI es atentar contra el futuro

Una comitiva de Unidad Popular, protagonizada por Gustavo Lahoud y Martín Brunás, se acercó a respaldar y solidarizarse con los compañeros de INTI que ya llevan varios días acampando para evitar los despidos.

Allí dialogamos con Adrian Choren, delegado de la junta interna de INTI, quien nos comentó un poco la situación: “Nos dijeron que iban a mandar 250 telegramas a nuestros compañeros y, desde allí, decidimos tomar esta medida de acción directa porque no hay ningún fundamento para que los echen, es todo personal especializado y, de esta manera, están destruyendo la institución. También hay que recalcar que, en esos despedidos hay 50 delegados gremiales y eso busca la destrucción del gremio para avanzar en reformas y estructuraciones dentro de la institución”.

Con respecto al rumor de que están echando material prescindible, ñoquis de la gestión anterior, comento que, “además de los delegados, están queriendo echar a técnicos y profesionales con larga experiencia, compañeros de 10 a 15 años, y, la verdad, están desguazando una institución que lo más importante que tiene es el conocimiento y ese es el aporte que le hace a la sociedad.  El INTI es uno de los eslabones  más importantes en la etapa productiva. Nosotros asesoramos, capacitamos, certificamos dentro de la industria, si queremos tener una industria pujante fuerte y trabajo digno, debemos tener un INTI con los mejores profesionales”.

Sobre la consultora vasca que, según informan los medios de comunicación será contratada para tercerizar las actividades de control, dijo que “el INTI está dividido en centros de investigación porque una industria determinada va a un centro especializado en su rubro de producción. En la reforma se intenta unir los centros, se sacan áreas importante, se tercerizan trabajos que hacemos en otros laboratorios y esto viene de la mano de los despidos. Esto dañará lo que nosotros hacemos, y los controles de lo que consume la sociedad. El gobierno quiere que los entes de control sean empresas privadas. Pero ellas se manejan por el mercado, no tienen la objetividad nuestra. Eso afecta  a la sociedad en su conjunto”.

Esto, continúa, muestra un “denominador común en los 70, 90 y en la actualidad. Todos quieren un estado minimalista, un estado que no intervenga y que sea zonzo. Y eso afecta a la sociedad, porque según las normativas internacionales,  el único que tiene incumbencia para hacer todo eso es el INTI, desde  1957, cuando fue creado hasta la fecha, fue la calidad y la calidad se mantiene por el trabajo que nosotros hacemos diariamente”.

Además, concluyó, “en la vida cotidiana, desde los chupetes que controlamos para que no sean tóxicos, hasta  los  surtidores que controlamos de la medida correcta, hasta  la certificación de las condiciones de trabajo en el sector de indumentaria, donde hay trabajo esclavo, hasta nuevas líneas con panes por el tema del TACC, influimos en todo, salubridad, producción… Estamos en todo, si cierran el INTI la calidad de vida ira en detrimento”.

Mientras nos despedíamos, Gustavo Lahoud, comentó a los compañeros, que “desde UP nos parece muy grave lo que está sucediendo y debemos estar en la lucha y articular con todos los sector industriales y sindicales. El desguace del INTI es el desguace del futuro industrial de nuestro país y la posibilidad de un modelo de diversificación productiva que nos saque del atraso vinculado a la superexplotacion de recursos naturales que nos están dejando en este estado de subdesarrollo”.